El Club de los 300: Akay Kalinga

Akay_Kalinga_DEF

Objetivo
Mejorar las instalaciones de una granja para apoyar la obtención sostenible de recursos de dos hogares de acogida para menores

Partner Social
Katilingban para Sa Kalambuan
Fundación Proclade

Partner Empresarial
Bodegas MUGA

Beneficiarios
Directos: 453 niños

Estatus
Completado

Ubicación
Zamboanga, Filipinas

Descripción del proyecto

Cada año, más de 400 niños de la calle y supervivientes de la trata pasan por Akay Kalinga y Tanglaw Buhay. El Club de los 300 mejorará una granja para generar ingresos sostenibles para estos dos hogares gestionados por el Padre Ángel al Sur de Filipinas

Nurwisa creció en el centro de menores de Katilingban, en Zamboanga (Filipinas). Gracias a sus cuidadores pudo dejar la calle y volver al colegio. Hoy, Nurwisa sueña con ser enfermera y lograr que el centro que le dio esa oportunidad siga abierto para todos los niños de Zamboanga.

UNICEF calcula que en Filipinas más de 246.000 menores viven en las calles. Muchos tienen familia pero la pobreza, el éxodo masivo a las ciudades o las situaciones de conflicto, les llevan a dejar el colegio para mendigar o trabajar y poder conseguir alimentos.

Estos niños son más vulnerables a sufrir abusos, consumir estupefacientes, como el pegamento, o caer víctimas en las redes de trata de personas, que atrapan a más de 1.200.000 menores en todo el mundo, según Naciones Unidas.

Katilingban para sa Kalambuan

En 1995, el misionero claretiano Ángel Calvo funda Katilingban (comunidad) para apoyar a las personas más desfavorecidas de Zamboanga, formar líderes y responder a las necesidades básicas de cobijo, educación y salud de las comunidades.

Entre sus proyectos, Katilingban cuenta con dos hogares para menores. El primero, Akay Kalinga, da cobijo, alimentación y educación a los niños de la calle de Zamboanga. El segundo, Tanglaw Buhay, acoge a 20 niñas que han sido rescatadas de las redes de trata de personas. Allí se recuperan de su experiencia, vuelven a la escuela y, sobre todo, vuelven a ser niñas.

La granja de Katilingban se construyó en 2010 para generar ingresos regulares para los centros de menores. Además, la granja permite a los niños contar con un espacio alejado del tráfico y la masificación de la ciudad, donde aprender un oficio.

El Club de los 300 inició así su primer proyecto de emprendimiento social. Esta vez, las aportaciones de los socios se destinaron a mejorar la Granja de Katilingban para lograr una fuente de recursos estable para los dos centros de menores gestionados por la entidad.

 

¿Qué hemos hecho?

En 2015, una delegación de Dreamtellers y Bodegas Muga visitó Filipinas para conocer a Nurwisa y el resto de niños de los centros de Katilingban y rodar el corto-documental Akay Kalinga, un lugar para soñar y otros materiales para comunicar el proyecto a los socios del Club de los 300.

El 11 de diciembre de 2014, tuvo lugar en el Hotel Eurobuilding de Madrid, el II Encuentro del Club de los 300, una cata solidaria a beneficio de los niños de la calle de Filipinas. Finalmente, en 2015, el Padre Angel visitó Bodegas Muga donde agradeció a todos los socios del Club la donación de 45.000€ que permitió mejorar las instalaciones de la granja y aumentar los ingresos de los centros de menores de Katilingban.

Además de Bodegas Muga, en este proyecto han colaborado otras empresas: Seur realizó sin costes los envíos del pack de botellas a todos los socios de El Club de los 300, Estucherías Vargas diseñó y produjo la paquetería del Club de forma gratuita, Cork Supply donó corchos de alta calidad para el embotellado Ramondin, han cedido las cápsulas, Label Grafic, impresión de las etiquetas y Crea 3 Publicidad, que creó sin coste la etiqueta.