George quiere estar en Googlemaps

Objetivo
Agrupar a la población de Yaari en torno a un pozo y una escuela

Partner Social
Fundación Alaine
Sociedad de Misiones Africanas

Beneficiarios
Directos: 720

Estatus
Completado

Ubicación
Yaari, Benín

Descripción del proyecto

La comunidad de Yaari, una región al noroeste de Benin, reúne alguna de las localidades más desfavorecidas en materia de escolarización. Las grandes distancias que separan a los pequeños asentamientos, y el hecho de que se trate de etnias que habitualmente ocupan un hábitat muy disperso, dificultan la escolarización de los niños y sobre todo de las niñas. Es necesaria una densidad mínima de población para que las autoridades de Benín decidan financiar el establecimiento de una escuela de educación primaria atendida por maestros titulados.

Otra posibilidad es  que la población de la zona demuestre, durante un año, su interés en la educación de sus hijos haciéndoles acudir todos los días a un aula construida con una infraestructura mínima, atendida por un maestro voluntario. En Yaari, este maestro es nuestro soñador: George.

George sabe que la clave para lograr la concentración es tener un pozo de agua potable y una escuela cuya edificación aguante la estación de lluvias. Al conseguir la agrupación geográfica, el gobierno las considerará población y les dotará de las  infraestructuras básicas para que la comunidad de Yaari alcance un desarrollo de acuerdo a los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

¿Qué hemos hecho?

Los fundadores de Dreamtellers anticiparon los fondos para la construcción del pozo y la escuela y para que George fuera operado de su cadera enferma y fuera tratado de la diabetes que padece.

En 2012, la Fundación Dreamtellers retomó su colaboración con la Fundación Alaine para que consiga la financiación necesaria para culminar este proyecto y para replicarlo en otras aldeas de la zona. La campaña de crowdfunding #Yosedondeestáyaari tenía como objetivo recaudar los fondos necesarios para construir una escuela para 80 niños y niñas en Igbomakró.

Así fue como se pudieron construir la escuela y el pozo de agua potable y permitirles a los habitantes de Yaari ser ubicados en el mapa y recibir la financiación correspondiente.

Noticias relacionadas